Minimalismo Nórdico

estilo-nordico3

13 ago Minimalismo Nórdico

estilo-nordico4

Una de las corrientes del interiorismo que más predicamento ha encontrado en los últimos años es sin duda la del minimalismo nórdico. Este estilo de decoración y organización espacial de interior tiene como características básicas la reducción del número de muebles, la preeminencia de las tonalidades claras (de manera muy especial, el blanco), la introducción de elementos que recuerden al medio natural (fundamentalmente, madera y materiales reciclados) y la búsqueda de las líneas simples y elegantes. Es por ello que este estilo se contrapone a las últimas vanguardias, abogando por estructuras mucho más naturales y armoniosas. La clave, maximizar el espacio.

estilo-nordico5

El color blanco adquiere una importancia capital en las principales propuestas para los interiores minimalistas. No es ningún secreto que la abundancia de luz favorece la sensación de libertad y amplitud, convirtiendo la casa en un espacio que facilita la relajación y el bienestar interior. Es por ello que toda la decoración gravita en torno al principio de más luz, más belleza. Las paredes supervivientes pasan a albergar pósteres y fotografías en blanco y negro, consiguiendo así un efecto único entre lo rompedor del ambiente y lo clásico de las fotos. Lo antiguo y lo nuevo se entremezclan así con lo natural.

estilo-nordico2

Haciendo suyo el lema de ‘menos es más’, el minimalismo nórdico no entiende de estancias ni de habitaciones. La pared es por definición su principal enemigo, de ahí que busque derruirla siempre que sea posible. De este modo, la sensación que tiene cualquier huésped es la de encontrarse en un inmueble muy espacioso en el que a su vez lo tiene todo al alcance de la mano. Este es precisamente el objetivo del minimalismo, hacer ver que lo importante no son los metros cuadrados ni el número de habitaciones, sino la libertad de opciones que se vislumbra desde el centro de la estancia.

estilo-nordico

Reducido a su mínima expresión el mobiliario, los muebles resultantes destacan por su funcionalidad. Se imponen así módulos cuadrados o rectangulares perfectamente integrados en la impoluta blancura de la vivienda. Al fin y al cabo, el minimalismo nórdico juega con tres tipos de colores: blancos, grises y marrones. Este último bloque integra tonalidades que proporcionan una gran calidez, caso de los suelos a base de parqué de madera igualmente clara (algunas propuestas inciden incluso en madera casi blanca). Como mobiliario auxiliar, las sillas de diseño ponen la guinda a una decoración tan básica como completa.

Inneneinrichtung - Interior design